Excelentes beneficios de correr

Hacer ejercicio físico proporciona excelentes beneficios para la salud. Pero, ¿conoces cuáles son las propiedades que te proporciona correr cada día?

Beneficios de correr
Al igual que cualquier otro ejercicio físico, correr proporciona excelentes beneficios para la salud. | iStock

Practicar ejercicio físico de forma regular se convierte siempre en una de las mejores opciones a la hora de disfrutar de un estilo de vida mucho más activo, lo que se traduce, a su vez, en tener una mejor salud, sobre todo cuando se combina con el seguimiento de una dieta nutritiva, variada y sana.

Y, como manifiestan muchos especialistas, lo ideal es mantenerse lo más activos posible, independientemente del tipo de ejercicio que practiquemos. Por ejemplo, basta con caminar durante al menos 30 minutos diarios. Aunque también existen otras opciónes más intensas que a su vez son igualmente beneficiosas, como sería el caso de correr.

Nos ayuda a sentirnos mejor y más felices

Uno de los mayores beneficios de correr son sus efectos a la hora de mejorar nuestro estado de ánimo, puesto que nos ayuda a sentirnos mucho más animados y felices.

De hecho, cuando corremos, nuestro cerebro tiende a bombear dos poderosos químicos que actúan ayudándonos a sentir mucho mejor: las endorfinas y los endocannabinoides, de manera que practicar ejercicio físico regular, en especial correr, se traducirá en una mayor euforia y en una mayor felicidad.

Bueno para el corazón

Muchos expertos consideran correr como uno de los mejores ejercicios físicos para el corazón. Es más, como manifiestan muchos especialistas, basta con correr entre 5 a 10 minutos diarios, incluso a velocidades lentas, para disfrutar de absolutamente todas sus propiedades cardio.

De acuerdo a los estudios que se han publicado hasta el momento, incluso correr pocos minutos al día se asocia con un riesgo drásticamente reducido de morir a causa de una enfermedad cardiovascular.

Es más, en comparación con aquellas personas que nunca habrían practicado este tipo de actividad física, los corredores regulares tienden a presentar la mitad de las posibilidades de fallecer a consecuencia de una enfermedad del corazón (enfermedad cardíaca). 

¿Por qué? Cada vez que corremos disminuímos nuestra frecuencia cardíaca en estado de reposo, lo que se traduce en un beneficio muy sencillo: nuestro coración no necesitará trabajar tanto.

Ayuda a fortalecer nuestras articulaciones

Un estudio en el que participaron alrededor de 75.000 corredores encontró que correr no aumenta el riesgo de osteoartritis, incluso en aquellas personas que corrían de forma intensa y, además, muy a menudo.

No en vano, el estudio mostró todo lo contrario: los corredores presentaban la mitad de probabilidades de sufrir osteoastritis de rodilla, en comparación con las personas que caminaban intensamente.

Se trata de un beneficio claramente sorprendente, especialmente si tenemos en cuenta que, en la mayoría de las ocasiones, se tiende a creer lo contrario. Y es que cada vez que golpeamos el pavimento al llevar a cabo el ejercicio físico, nuestros huesos y cartílagos se estresan, lo que ocurriría con los músculos, pesto esto hace que la recuperación muscular sea más intensa y fuerte, por lo que acaban fortaleciéndose.

Sin embargo, los ejercicios considerados como de bajo impacto, como andar en bicicleta, caminar o nadar, no tendrían los mismos beneficios para la formación de unos huesos más fuertes, como sí ocurriría con el running.

Nos ayuda a vivir más

Una amplia variedad de estudios han demostrado que correr nos ayuda a aumentar nuestra vida. Dicho de otra forma, “si el ejercicio físico fuera una pastilla, se convertiría en la pastilla más popular del mundo”. ¿Sabes por qué? Principalmente porque nos ayudaría positivamente a la hora de vivir más.

Así lo encontró un metaanálisis publicado en el año 2018, que encontró que los corredores habituales tendían a presentar una tasa de mortalidad por todas las causas de muerte entre un 25 a un 30 por ciento más baja, en comparación con los no corredores.

Y el estudio fue claro: encontró que prácticamente cualquier cantidad de carrera y tiempo, incluso apenas una vez por semana, era muchísimo mejor que no correr.

Lo mismo encontró otro estudio científico, que mostró que correr regularmente ayudaba a ganar tres años más de vida, puesto que se disfruta de una mayor aptitud cardiovascular, mejor composición corporal (esto es, menos grasa), una menor cifra de colesterol, un control excelente de glucosa e insulina, una mejor regulación hormonal y, finalmente, unos huesos mucho más fuertes.

A lo que se le sumaría, dicho sea de paso, un mejor funcionamiento neurológico.

Es de enorme utilidad a la hora de dormir mejor

No hay duda que el sueño puede acabar siendo especialmente importante para los deportistas. En este sentido, existen pruebas sólidas de que el ejercicio físico regular es de muchísima ayuda a la hora de conciliar el sueño mucho más rápidamente, además de mejorar su calidad.

Y el beneficio es mutuo. Es decir, cuanto más ejercicio físico se practique más será necesario un sueño de calidad. Mientras que, cuanto peores sean los hábitos de sueño, menos probabilidades tendremos de hacer ejercicio físico con regularidad.

Ayuda a perder peso

Como es lógico imaginar, correr regularmente es de muchísima utilidad a la hora de quemar calorías y, por ende, bajar de peso y perder grasa corporal. Es más, se ha demostrado que correr tiende a quemar más calorías que la mayoría del resto de actividades físicas.

Eso sí, a diferencia de lo que comúnmente tiende a pensarse, no es necesario correr de forma muy intensa para perder peso. Al contrario, se obtendrían casi los mismos beneficios adelgazantes que correr lento (aunque, eso sí, es imprescindible tener en cuenta algo fundamental: llevará el doble de tiempo).

Una vez se haya pasado de peso, es cierto que mantener ese peso es increíblemente difícil, por no decir casi imposible en la mayoría de las ocasiones. Sin embargo, manteniendo la práctica de ejercicio regular es una medida útil para mantener el peso perdido, sin recuperarlo.

Mejora la inmunidad

¿Sabías que correr con cierta regularidad puede ser de muchísima ayuda a la hora de mejorar las defensas naturales de nuestro cuerpo? Esto es debido a que disminuye la inflamación, reduce el riesgo de infecciones respiratorias superiores, mejora la respuesta de los anticuerpos y, finalmente, mejora la composición de la microbiota intestinal.

De ahí que la mayoría de corredores profesionales o no tiendan a presentar unas buenas defensas, lo que se traduce en que la mayor parte del tiempo no padecen ningún tipo de resfriado, gripe o cataro.

Mejora la salud mental

Aunque en un primer momento ya te hemos hablado acerca de los beneficios que proporciona correr con regularidad para el estado de ánimo, queremos fijarnos por último en una cualidad que de buen seguro te interesará: ayuda a mejorar la salud mental, a la vez que reduciría la depresión.

Es más, los expertos coinciden en señalar que se convertiría en un tratamiento eficaz para la depresión, siendo incluso tan eficaz como los medicamentos recetados o la propia psicoterapia.


Comentarios

envía el comentario