Las mejores plantas acuáticas

¿Te apasionan las plantas acuáticas? Si es así te descubrimos algunas de las plantas de agua más bellas e interesantes.

Las mejores plantas acuáticas
No te pierdas algunas de las plantas acuáticas más bellas e interesantes. | Istock

La naturaleza es divina e infinita. Es raro un lugar de nuestro planeta tierra en donde no haya microorganismos, donde no haya vida, movimiento, colores y formas hermosas. Tenemos siempre la referencia de que las plantas crecen sobre la tierra y esos son sus cimientos. Pero es verdad que también hay plantas acuáticas, que son hermosas y además tienen unas flores que nos sorprenderían.

El conocido como paisajismo acuático es considerado como un auténtico arte por derecho propio en el mantenimiento de los acuarios, que se dedica precisamente a la disposición del acuario en sí alrededor de elementos duros (como rocas y raíces) y finalmente con la ayuda de plantas acuáticas. El resultado, evidentemente, no debe ser ni mucho menos al azar, sino una larga investigación, así como horas de trabajo por parte del especialista.

No obstante, todavía es bastante posible disponer de un acuario, incluso en casa, con algunas de las mejores plantas acuáticas. De hecho, algunas de ellas tienden a caracterizarse por ser tremendamente resistentes, y se contentarán únicamente con poca luz.

Es más, las plantas naturales, a diferencia de las típicas plantas de plástico, destacan por ser enormemente beneficiosas para los acuarios. ¿Sabes por qué? En primer lugar, se alimentan de nitratos, que son producidos por bacterias que descomponen los desechos de los peces y que pueden llegar a ser ciertamente fatales cuando alcanzan altas concentraciones. 

En segundo lugar, producen oxígeno durante el día, mientras que también brindan escondites populares, sobre todo para los peces.

Para que puedas conocer un poco más de esta especie, puedes revisar aquí cuáles son las plantas acuáticas más interesantes y hermosas, veras que tienen un encanto particular.

Sagittaria subulata

Conocida científicamente bajo el nombre de Sagittaria subulata, consiste en una planta originalmente poco exigente, la cual presenta un crecimiento en realidad bastante rápido. A partir de unos pocos centímetros, cubrirá rápidamente el piso de un acuario con sus correspondientes corredores.

Una de sus principales ventajas es que no es necesario intervenir para que se desarrolle. Y dependiendo de las características que tenga nuestro acuario casero, puede permanecer a una altura de menos de 10 centímetros, o elevarse de forma repentina hasta alcanzar los 40 centímetros. No hay duda que uno de sus efectos más bonitos en primer plano

Se caracteriza en definitiva por ser una planta acuática realmente robusta, resistente tanto a los peces herbívoros como a temperaturas variadas. Es más, es raro que no quede bien prácticamente en cualquier acuario casero.

Cryptocoryne parva

Es considerada como uno de los cryptocoryn más pequeños, la cual se coloca principalmente como planta delantera en un acuario. Se caracteriza por presentar un crecimiento bastante lento; de hecho, únicamente produce unas diez hojas por año, por lo que no tenderá a invadir el acuario.

Únicamente prospera bajo una luz realmente intensa y con abundante fertilización. Pero, sin embargo, también destaca por ser enormemente robusta y resistente, llegando incluso a mantenerse bien sin estos elementos (es decir, casi sin luz y sin mucha fertilización). Por otro lado, su tamaño pequeño la convierte en una planta acuática ideal para acuarios pequeños.

Anubia barteri nana

Con un tamaño máximo de 10 centímetros, un crecimiento lento, una iluminación más bien baja, la anubia es una de las principales estrellas de los acuarios de agua dulce, ya que se encuentra entre las variedades más típicas y tradicionales en las tiendas de acuarios. Es más, originalmente existen muchas variedades de anubia, todas las cuales se tienden a ver muy bien en acuarios. De hecho, sin mucho cuidado con la iluminación o incluso con la propia calidad del agua, se encuentra muy bien en todo tipo de acuarios.

Una de sus principales ventajas es que se puede unir al fondo, o a cualquier raíz o roca, utilizando simplemente para ello hilo de pescar. Así, posteriormente, sus raíces permiten adherirse al soporte, poco a poco.

También puede ser colocada en el suelo, pero teniendo especial cuidado de no enterrar el rizoma, ya que de lo contrario podría terminar pudriéndose. Una vez que los tallos se han terminado desarrollando, es posible multiplicar fácilmente la planta cortando el rizoma, y cuidando de tener varias hojas en cada parte.

Por último, indicar y destacar que es tremendamente resistente a los peces fitófagos, y particularmente, a los tradicionales y populares peces de colores.

Cryptocoryne wendtii

Nos encontramos igualmente ante una de las plantas acuáticas de acuario más populares y conocidas, la cual se encuentra, de hecho, ampliamente distribuida en tiendas en distintas variedades de color verde o marrón, solo por citar algunos sencillos ejemplos.

Su apariencia varía según la variedad y el propio acuario en sí mismo. Sus hojas pueden llegar a ser más o menos onduladas y altas, mientras que es común que forme un mechón compacto, desarrollándose produciendo corredores, cuyo desarrollo, sin embargo, suele permanecer más bien contenido.

En cualquier caso, destaca por no ser muy exigente en términos de luz. De hecho, puede ser fácilmente instalada y colocada a la sombra de otras plantas acuáticas más elevadas. Aunque el crecimiento y evolución de esta planta puede llegar a sufrir una ligera declinación una vez colocada en el acuario, debes saber que esto por lo general es únicamente temporal, ocurriendo solo en el momento en que se adapta.

Microsorum pteropus

Realmente bonita y grande, la microsorum pteropus, también conocida habitualmente bajo el nombre de helecho de Java, es un helecho acuático que forma arbustos muy densos. Como ocurre con la anubia nana, sobre la que ya te hemos hablado anteriormente, no se entierra, sino que es ideal para ser adherida a un soporte, como una raíz o una piedra. Además, también es perfectamente sencillo encajarla en el paisaje.

Es ideal para quienes empiezan en el maravilloso mundo de los acuarios, y no tienen mucha experiencia, puesto que se caracteriza por ser muy resistente y tolerante. Es más, puede crecer incluso en condiciones de poca luz, y con poca fertilización, gracias a que es capaz de hacer crecer su rizoma, en el que crecen hojas nuevas, o producir incluso plántulas debajo de las hojas ya existentes.

En este último caso, de hecho, basta con cortar la hoja y colocarla en el suelo, con la intención de ver el desarrollo de nuevas plantas.

Calta amarilla

También conocida en el mundo científico como Calta Palustre, es una de las más bellas plantas acuáticas, cuya presencia podemos encontrarla en aquellos lugares húmedos y pantanosos. Su flor es espectacularmente amarilla y que además tiene usos homeopáticos contra la migraña y ayuda a contrarrestar algunos problemas gastrointestinales. Su hermoso y vibrante color amarillo la vuelve única.

Aro común

Otra interesante presentación del mundo de las plantas acuáticas sería el Aro común o también conocido con su nombre científico: Arum italicum. Su tintura roja la distingue de muchas otras plantas y su particular forma espigada la vuelven una curiosidad entre la vegetación que crece en las superficies del agua. Tiene también algunas propiedades medicinales, aunque resulta tóxica en cantidades altas.

Alcatraz

Pocas flores, acuáticas o no acuáticas, son tan hermosas, estilizadas y elegantes como el alcatraz. Su nombre científico es: Zantedeschia aethiopica pero también es conocida como lirio de agua. Requiere grandes cantidades de agua para sobrevivir y se caracteriza por una hermosa flor blanca que nace en determinadas épocas del año.

Lirio azul-violeta

Como su nombre lo indica, son plantas acuáticas con flores de colores llamativos que va de tonalidades azules y morados. Se les considera de las mejores plantas de agua por su capacidad para sobrevivir a climas extremos, aunque una vez creciendo en casa, los cuidados deben ser rigurosos para mantenerlas vivas. Su nombre científico es Iris germánica y sorprendentemente tiene propiedades naturales curativas, teniendo efectos expectorantes y diuréticos. 

Pontederia

Directamente desde el continente americano, mencionamos la pontederia, cuyo nombre científico es el mismo con el que popularmente se le conoce y es endémico de Canadá, hasta la Argentina. Esta crece cerca de lagos y algunos parques, ya que es una planta que esconde frutos de los que pueden alimentarse los patos y otras aves. Su flor es discreta y delicada.

Ranúnculo acuático

La quinta de nuestras mejores plantas de agua, es el Ranúnculo Acuático, caracterizado por sus cinco pétalos blancos y su centro amarillo, pero que el saber científico denomina como Ranunculus aquatilis. Esta planta, como su nombre lo indica, es acuática y su flor crece siempre a unos cuantos centímetros del agua, encima de la superficie y se agrupa en pequeños racimos. Son hermafroditas y sus hojas flotantes mantienen a la planta a flote.

Jacinto de agua

Es una especie invasora y de las mejores plantas acuáticas, pues es sumamente resistente. Por ello, en México, sobre todo podrás encontrar lagunas que están completamente cubiertas de esta hermosa flor, aunque sus orígenes se encuentran en las hermosas llanuras de Venezuela y Colombia.  Además, dicha planta cumple con la curiosidad de ser la única especie estrictamente flotante.

Flor de loto

De las plantas acuáticas más famosas y hermosas: la flor de loto. Científicamente conocida como Nelumbo nucifera se destaca por su belleza pues es de las pocas que producen flores aunque por periodos cortos de tiempo. Históricamente, desde el antiguo Egipto, han tenido un significado simbólico y cultural en el imaginario, puesto que surgían de las profundidades de las aguas, siendo entendidas como representantes de la resurrección.

Nenúfar rosa

Es una de las plantas acuáticas que más comunes son, por su crecimiento en diferentes lugares del mundo. Éstas crecen en lagos, charcas, lagunas, pantanos y arroyos, ya que además se consideran de limpieza, pues sus hojas extendidas por la superficie, tapan la luz del sol, evitando que algunas algas puedan reproducirse y turbar el agua.

Nenúfar blanco

Otro tipo de flor de loto y de las famosas plantas acuáticas es el nenúfar blanco. En este caso, es la misma especie de la que les acabamos de hablar, pero en lugar de color rosa, color blanco, cuyo factor la hace más exótica, por su rareza genética, viéndose más elegante. En este orden de ideas, el nenúfar blanco, eran veneradas en las orillas del río Nilo, cuya flor de agua simbolizaba para los egipcios, la separación de deidades y estaba asociado a sus creencias sobre la muerte. 


Comentarios

envía el comentario