10 Asombrosas Propiedades de la Cebolla

Beneficios de las cebollas
De sabor y olor característicos, las cebollas están repletas de beneficios. | Istock

La cebolla es uno de esos alimentos que no faltan en las cocinas de prácticamente todas las casas, motivo por el cual es habitual encontrarla como base de fritura en infinidad de preparaciones y recetas.

Como ocurre con el ajo, se trata de un alimento que pertenece a la familia de las azucenas, y, aparte de sus interesantísimas propiedades medicinales, la cebolla se constituye y destaca como un alimento simplemente delicioso. Y no solo el ajo, también los puerros, las cebollas y las chalotas, que todos tienen en común una cosa: forman parte del género Allium.

De hecho, se convierte en la base ideal para infinidad de platos. Mientras que, gracias a su peculiar y gran versatilidad, es habitual encontrarla en platos crudos, horneados, salteados, fritos, hervidos o al vapor. Por tanto, ¿qué haríamos nosotros sin la cebolla?

Elevado contenido nutritivo

Las cebollas son tremendamente ricas en nutrientes, lo que significa básicamente que, mientras que son bajas en calorías (así como en grasas), destacan sorprendentemente por su elevado contenido tanto en vitaminas como en minerales.

Una cebolla mediana, por ejemplo, aporta apenas 44 calorías. Sin embargo, sorprende por su aporte considerable de vitaminas, minerales, fibra y otros compuestos particularmente beneficiosos para nuestra salud.

Por ejemplo, destaca por su elevado contenido en vitamina C, un nutriente conocido y reconocido por su elevado contenido antioxidante, mientras que también destaca por sus cualidades a la hora de aumentar y reforzar el sistema inmunológico, mejorando incluso la absorción del hierro.

No en vano, en lo que a sus beneficios antioxidantes se refiere, es útil a la hora de proteger las células contra el daño causado por los radicales libres, que se caracterizan por ser una serie de moléculas inestables que pueden aumentar el riesgo de formación de enfermedades crónicas.

Pero los beneficios de esta vitamina no quedan aquí, ya que ¿sabías que también es útil para la reparación de los tejidos, y participa activamente en la producción de nuevo colágeno? El colágeno, de hecho, se caracteriza por ser una proteína esencial para mantener la estructura de la piel, por lo que es indispensable a la hora de mantenerla tersa y firme (para reducir, en definitiva, el riesgo de formación de líneas finas y arrugas).

En lo que al resto de compuestos nutritivos se refiere, también es rica en vitaminas del complejo B, incluyendo sobre todo tanto la vitamina B6 (piridoxina), como la vitamina B9 (ácido fólico), especialmente reconocida por sus beneficios antes y durante el embarazo al reducir el riesgo de formación de defectos del tubo neural en el feto en desarrollo.

Además, la cebolla también sorprende por su elevado contenido en potasio, que ayuda a la hora de mantener una función celular normal, además de participar activamente en la función de los riñones y en el adecuado y correcto equilibrio de los líquidos corporales.

Puede ayudar a combatir el cáncer

Tanto el ajo como las cebollas han demostrado ser capaces de disminuir el riesgo de determinados cánceres, incluyendo principalmente tanto el cáncer colorrectal como el cáncer de estómago (siempre y cuando, eso sí, sean consumidas con regularidad).

Es lo que mostró, por ejemplo, una revisión de distintos estudios en los que se constató que las personas que consumían una mayor cantidad de vegetales pertenecientes al grupo Allium (entre los que, como te hemos comentado, se encuentran el ajo y la cebolla), presentaban cerca de un 20 por ciento menos de probabilidades de ser diagnosticadas de cáncer de estómago.

Además, en el caso particular de las cebollas, debemos mencionar que también contienen un compuesto azufrado que habría demostrado ser capaz de disminuir el desarrollo de tumores, además de retrasar o enlentecer la propagación de ciertos cánceres, como el cáncer de pulmón y el cáncer de ovario.

Útiles para combatir el nivel de azúcar en sangre

¿Sabías que comer cebollas con regularidad puede ayudar positivamente a la hora de controlar el nivel de azúcar en sangre? Esta cualidad, no hay duda, es especialmente importante no solo a las personas que tienen diabetes, sino a las que presentan también prediabetes (y cuyo riesgo podría reducirse a corto plazo).

En este sentido, se encontró un mayor beneficio anti-diabetes en el consumo de cebolla roja fresca, como constató un estudio en el que se observó que las personas con diabetes tipo 2 que consumían 100 gramos de cebolla roja fresca consegurían reducir el nivel de azúcar en sangre en ayunas.

Destaca por sus elevadas cualidades antibacterianas

Seguramente sepas que las cebollas pueden ser capaces de combatir la acción negativa de las bacterias, en especial algunas de las consideradas como más peligrosas, como podría ser el caso de la E. Coli (Escherichia coli).

No en vano, la cebolla contiene un elevado contenido en quercetina, un compuesto que ha demostrado ser particularmente poderoso a la hora de combatir la acción negativa de las bacterias, sobre todo a la hora de inhibir el crecimiento del Helicobacter pylori, un tipo de bacteria que se asocia comúnmente a úlceras de estómago y determinados cánceres digestivos.

Podría ayudar a mejorar la salud digestiva

En lo que al contenido nutricional de las cebollas se refiere, es cierto que también destacan por su aporte en fibra y prebióticos, los cuales, en conjunto, son particularmente necesarios para la salud intestinal.

En el caso de los prebióticos, por ejemplo, se caracterizan por ser un tipo de fibra (no digerible) que son degradados por bacterias intestinales beneficiosas, que se encuentran naturalmente en nuestro sistema digestivo.

Cuando se alimentan de prebióticos, estas bacterias crean una serie de ácidos grasos que ayudan, a su vez, a la hora de fortalecer la salud intestinal, reduciendo la inflamación, mejorando la digestión y, además, aumentando la inmunidad. 

Otros beneficios conocidos

Dado que las cebollas son ricas en antioxidantes y otros compuestos útiles a la hora de combatir la inflamación, disminuir los triglicéridos y reducir los niveles de colesterol elevado en sangre, es evidente que nos encontramos ante otra propiedad interesante: ayudan a reducir el riesgo de enfermedad del corazón.

Es más, sus propiedades antiinflamatorias también podrían ser de mucha utilidad a la hora de disminuir la presión arterial elevada, protegiendo frente a la formación de los coágulos de sangre. Por tanto, se convierte en una opción ideal incluso para quienes presentan hipertensión arterial.

Como ya te hemos mencionado, tampoco podríamos olvidarnos de la quercetina, sobre la que de hecho ya te hemos hablado en un apartado anterior, y que actúa también como un potentísimo antiinflamatorio, útil por tanto a la hora de disminuir algunos de los principales factores de riesgo asociados a las enfermedades del corazón.

Dado que las cebollas son fáciles de incluir en la alimentación, no hay duda que, cada día, podemos aprovechar al máximo de sus diferentes beneficios y propiedades. Solo basta con escoger, y preparar, algunas de las recetas que más nos gusten.


Comentarios

envía el comentario