Vitaminas para niños: todo lo que debes saber y cuáles son las mejores

Las vitaminas son esenciales por la gran cantidad de funciones que realizan. Y en los niños no es una excepción.

Las mejores vitaminas para niños
Las vitaminas son tan esenciales como los minerales, y son fundamentales en la alimentación infantil. | Foto: Istock

Las vitaminas, al igual que los minerales, las proteínas, los carbohidratos o las grasas, son unos nutrientes fundamentales para el buen y correcto funcionamiento de nuestro organismo. Y, al igual que las tomamos cuando somos adultos, a menudo nos sentimos tentados a darles vitaminas a los niños, por ejemplo durante determinados períodos de cansancio o fatiga, o simplemente con la finalidad de fortalecer y reforzar su inmunidad.

Básicamente existen dos tipos de multivitamínicos especialmente diseñados para niños: para los niños de 3 a 6 años de edad, y para los niños de entre 6 a 12 años de edad. Y es que, efectivamente, las vitaminas y minerales para niños de menos de 3 años de edad no están legalmente autorizadas, dado que las diferentes autoridades sanitarias asumen que su prescripción comprende única y exclusivamente al ámbito médico.

Por otro lado, es muy complicado autocomplementarse a esta edad, especialmente cuando el bebé toma leche de fórmula o alimentos enriquecidos con vitaminas. Pero la realidad es que existe riesgo de sobredosis cuando, además, se añaden nutrientes esenciales.

Igualmente, los niños a partir de los 12 años de edad pueden optar por multivitamínicos para adultos, siempre y cuando, eso sí, se preste especial atención a que no existan otros ingredientes más que vitaminas, minerales y determinados extractos de plantas que puedan aportar y proporcionar nutrientes esenciales, y adecuados para este grupo de edad.

¿Cuáles son los beneficios de las vitaminas para los niños?

 

Son útiles para superar las deficiencias nutricionales

A menudo, la dieta de muchos niños no necesariamente proporciona todos los nutrientes esenciales de forma regular. En estos casos, es posible que el pediatra aconseje la suplementación con multivitamínicos, habitualmente durante un mes.

Aportan vitalidad y energía

Durante los períodos de cansancio y fatiga, suele ser útil proporcionar nutrientes que fortalezcan la energía, como es el caso de las vitaminas del complejo B, la vitamina C, el yodo y el magnesio.

Apoyan el sistema nervioso y las funciones mentales

Los niños necesitan apoyo, especialmente durante períodos de estrés, ansiedad, cansancio o de aprendizaje intenso. Muchos de estos nutrientes, de hecho, suelen actuar en esta dirección: vitaminas del grupo B, vitamina C, magnesio, yodo y zinc, principalmente.

Fortalecen la inmunidad (y las defensas)

Las vitaminas y minerales bien dosificadas son de utilidad a la hora de fortalecer el sistema inmunológico de forma segura y efectiva. Destacan principalmente vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina A, vitamina D, zinc y selenio.

Apoyan el desarrollo de huesos y cartílagos

Durante la infancia los niños siempre se encuentran en etapa de crecimiento y desarrollo. Y muchas vitaminas ayudan al desarrollo tanto de los huesos como de los cartílagos.

Es el caso de las vitaminas D, C y K, además del calcio y el magnesio.

Promueven una piel sana y saludable

Dado que los niños tienden a ser propensos a diversos problemas de la piel, los niños encontrarán ciertas funciones de equilibrio en ciertos nutrientes: vitaminas A y del complejo B, yodo y zinc.

Como manifiestan los expertos, es posible tomar un multivitamínico adecuadamente bien dosificado durante un período de entre 1 a 3 meses, sin riesgo de que se produzca algún tipo de sobredosis, incluso aunque se produzca una ingesta adicional excesiva a través de los alimentos.

Pero la mayoría de las veces, un curso de entre 1 a 3 meses es adecuado para cumplir los objetivos. Igualmente, también es posible considerar una cura “preventiva” en los cambios de estación. Aunque, por suerte, los niños con una dieta rica y variada, que proporcione todos los nutrientes, no necesitan recurrir a este tipo de productos. Es más, únicamente es el pediatra quien debe prescribirlos y / o recomendarlos.

¿Qué beneficios proporcionan las vitaminas para niños? Sus principales funciones

 

Vitamina A

Es una vitamina para el crecimiento por excelencia, pero también proporciona muchos beneficios para la vista. Mantiene la flexibilidad de la piel, a la vez que fortalece el sistema inmunológico. Para los niños pequeños, de hecho, es necesaria para su crecimiento y desarrollo.

Podemos encontrarla principalmente en la mayoría de frutas y verduras coloridas, como albaricoques, melocotones, zanahorias, perejil, espinacas y lechuga. También en la leche y en los productos lácteos, y en alimentos de origen animal.

Vitamina B1

Esta vitamina ayuda en la producción de energía, a la vez que promueve la digestión. Durante la gestación, es imprescindible para el desarrollo del bebé, sobre todo para los nervios y ojos.

Podemos encontrarla en cereales integrales, legumbres secas, carne de cerdo, pescado, yema de huevo, leche y levadura de cerveza.

Vitamina B2

Es una vitamina que juega un papel importante en la producción de energía, además de que ayuda a prevenir los problemas de piel. 

Podemos encontrarla en carne, pescados, huevos, vegetales verdes, leche, queso, cereales y pan integral, levadura de cerveza y germen de trigo. 

Vitamina B3

Ayuda a construir células nerviosas, al igual que participa en la producción de energía. Podemos encontrarla en carnes, pescado, legumbres, frutas, levadura de cerveza y germen de trigo.

Vitamina B5

Ayuda a la producción de energía, es útil en la lucha contra las infecciones y la fabricación de los glóbulos rojos. Podemos encontrarla en la carne, yema de huevo, cereales, levadura y legumbres.

Vitamina B6

Es esencial para la adecuada asimilación de las proteínas y aminoácidos, así como para la síntesis del ADN. Además, contribuye a la formación de hemoglobina, protegiendo el sistema nervioso y previniendo los trastornos cutáneos.

Podemos encontrarla en las verduras, patatas, frutas frescas, yema de huevo, cereales integrales y carne.

Vitamina B9

Juega un papel esencial en la multiplicación de las células, además de ser importante en el funcionamiento de los sistemas nervioso y cerebral.

Podemos encontrarla en hortalizas, legumbres, cereales integrales, levadura de cerveza, germen de trigo, carnes y huevos.

Vitamina B12

Interviene en la formación y protección de los glóbulos rojos. Pero también a nivel del metabolismo de proteínas, lípidos y carbohidratos; por tanto, es fundamental para el crecimiento.

Podemos encontrarla en la carne, yemas de huevo, pescados grasos, crustáceos y productos lácteos.

Vitamina C

Ayuda a combatir la fatiga y aumenta la resistencia a las infecciones. Además, también promueve la absorción del hierro y fortalece las defensas. En los niños es ideal porque ayuda a resistir las infecciones.

Podemos encontrarla en cítricos, kiwi, frutos rojos, y hortalizas de hojas verdes.

Vitamina D

Al facilitar la asimilación del calcio y su fijación, es imprescindible para los huesos. Además, ayuda en el desarrollo y el crecimiento.

Además del sol, podemos encontrarla en los huevos, mantequilla, lácteos, pescados grasos y hígado.

Vitamina E

Nos ayuda a proteger nuestras células al prevenir la acción negativa de los radicales libres. Durante el embarazo, además, promueve la fertilidad. La podemos encontrar en los cereales integrales, aceites vegetales, margarinas, verduras de hoja verde y en el huevo.

 

Comentarios

envía el comentario