8 Remedios para Combatir Ojeras y Bolsas en los Ojos

Dile adiós a las ojeras y bolsas en los ojos y prepárate para lucir una mirada radiante con estos consejos

Remedios caseros para las ojeras
¿Tienes ojeras? Lo cierto es que existen distintos remedios naturales que pueden ser de mucha ayuda. | Istock

Todos podemos sufrir ojeras en cualquier momento o etapa de la vida, con independencia de la edad que tengamos. Conocidos también como círculos oscuros debajo de los ojos, son tremendamente comunes tanto en hombres como en mujeres. Además, a menudo pueden estar acompañadas de bolsas bajo los ojos. Y, debido a los síntomas que produce, puede originar la sensación de que nos encontramos muy cansados, o de que somos demasiado mayores (cuando en realidad no sería así).

Aún cuando pueden afectar a cualquier persona, sí es cierto que las ojeras pueden llegar a ser más comunes en determinados grupos, como ancianos, quienes presentan cierta predisposición genética (efectivamente, las ojeras se heredan), y también en determinados grupos étnicos.

Aún cuando el cansancio y la fatiga pueden ser causas comunes para la aparición de las ojeras, también existen determinados factores que influyen en su formación. Por suerte, en la mayoría de las ocasiones no son motivo de preocupación, no requiriendo ningún tipo de atención médica.

¿Qué son las ojeras y por qué se forman?

La piel situada debajo de los ojos se caracteriza por ser una de las áreas de la piel del rostro (y del cuerpo en general) más delgadas y delicadas. En esta área, tanto la dermis como la epidermis presentan una textura muchísimo más fina. Y, además, nos encontramos con un problema añadido: no presenta glándulas sebáceas, de manera que tiende a ser bastante más susceptible a la formación de ojeras o sombras bajo los ojos.

Como ya te hemos explicado brevemente en un apartado anterior, las ojeras pueden formarse por distintas causas y factores. Por ejemplo, la herencia y el propio envejecimiento en sí son dos causas muy relacionadas. Pero también podrían formarse a consecuencia del estrés físico o mental, las deficiencias nutricionales, los cambios hormonales o, como puedes imaginar, el cansancio y la falta de sueño.

También se sabe que un exceso de exposición solar puede hacer que el cuerpo tienda a producir una mayor cantidad de melanina, que se caracteriza por ser el pigmento que proporciona color a la piel. Por tanto, cuando se produce una mayor cantidad de melanina en esta área, también es normal que surjan ojeras.

Por otro lado, el envejecimiento es una causa tremendamente común para la formación de las ojeras. Según vamos cumpliendo años, se produce una pérdida de colágeno y elastina que inciden en el propio adelgazamiento de la piel, a lo que se le une la pérdida de grasa. Todos estos factores pueden hacer que los vasos sanguíneos, de color azul rojizo, que encontramos debajo de los ojos, acaben volviéndose más visibles. 

Además, los dermatólogos señalan otro factor que influyen muchísimo: la deshidratación, un problema que aumenta considerablemente la aparición de ojeras, ya que la deshidratación influye negativamente en la existencia de piel seca (lo que, a su vez, también aumenta el riesgo de arrugas y líneas finas, también muy comunes en esta área del rostro).

La fatiga visual también es otra causa habitual, ya que mirar la televisión o la pantalla del ordenador durante demasiado tiempo puede originar cierta tensión en los ojos, lo que puede hacer que los diferentes vasos sanguíneos situados alrededor de los ojos se agranden. Por tanto, la piel situada alrededor de los ojos puede llegar a oscurecerse.

Por otro lado, ¿sabías que las alergias también pueden influir? Esto es debido a que tanto las reacciones alérgicas como la sequedad ocular asociada pueden hacer que nuestro cuerpo libere histaminas, lo que nos origina la necesidad de frotarnos y rascarnos la piel que pica alrededor de los ojos. Estas acciones, de hecho, pueden acabar empeorando los síntomas.

Remedios caseros útiles contra las ojeras

Compresas frías de té verde

La aplicación de una compresa fría en el área afectada no solo puede ser de mucha ayuda a la hora de reducir las ojeras. También es muy útil a la hora de reducir las bolsas bajo los ojos.

Aplicadas por la mañana o por la noche (o incluso ambas veces), su uso es realmente sencillo y simple, y puede proporcionar excelentes beneficios, sobre todo cuando se utiliza té verde, el cual es antioxidante y antiinflamatorio.

Para hacer este remedio casero, debes preparar una taza de té verde como habitualmente harías para tomártela, y dejarla enfriar por completo. Luego, reserva en la nevera hasta que se haya enfriado todavía más.

Para terminar, remoja dos compresas y aplícatelas sobre el área a tratar durante, al menos, 10 minutos. Si lo deseas, puedes aprovecharte al máximo de sus beneficios cuando lo aplicas dos veces al día, preferiblemente tanto por la mañana como por la noche.

Pepinos

Es muy probable que ya te hayas encontrado con alguna que otra película donde las protagonistas se aplicaban trozos de pepino en el área de los ojos. Esto es debido a que el pepino proporciona cualidades astringentes suaves, además de ser un buen aclarador cutáneo.

Por tanto, es posible utilizar rodajas de pepino en el área para ayudar a disminuir las arrugas y ojeras. Para aplicarlo, solo tienes que lavar bien un pepino y cortado en rodajas gruesa. Reserva en la nevera durante al menos 30 minutos. Luego, aplícate estas rodajas sobre los ojos, dejando actuar durante 10 minutos.  Una vez hecho esto, simplemente enjuágate el área con un poco de agua tibia.

Agua de rosas

El agua de rosas se caracteriza por ser un ingrediente muy común en infinidad de recetas de belleza caseras, no solo a su particular aroma, sino por sus beneficios. Y es que es un remedio natural común a la hora de calmar y rejuvenecer la piel de forma cien por cien natural. De hecho, es un astringente suave que también funciona como un tónico natural, por lo que es excelente contra las ojeras.

Para aplicarlo solo debes sumergir en agua de rosas orgánico dos almohadillas o discos de algodón durante algunos minutos, para que se empapen bien, y déjalas aplicadas sobre el área de los ojos, con los párpados cerrados, durante unos minutos. Es recomendable hacerlo al menos dos veces al día.

Patatas

Quizá te sorprenda descubrir que utilizar dos rodajas de patatas enfriadas en el área también puede ser de muchísima utilidad a la hora de tratar y reducir las ojeras. Pero la realidad es que, efectivamente, es así.

Esto es debido a que las patatas son tremendamente ricas en vitamina C, que es excelente para la síntesis natural de colágeno, promoviendo con ello una piel mucho más nutrida y saludable.

Solo debes pelar una patata y rallarla bien, con la finalidad de extraer todo su jugo. Luego, remoja en este jugo algunos discos o almohadillas de algodón, y colócalas sobre los ojos durante 10 minutos. Luego, enjuágate con agua tibia.


Comentarios

envía el comentario