Características Generales del Tercer Trimestre

Características Generales del Tercer Trimestre
Características Generales del Tercer Trimestre | iSTOCK

El tercer trimestre hacia el final del séptimo mes se empieza a depositar grasa en el feto. El bebé puede chuparse el dedo, tener hipo y llorar; percibe los sabores dulce y amargo; responde a los estímulos, incluidos el dolor, la luz y el sonido. Su actividad es más intensa y frecuente.

La función de la placenta empieza a disminuir, al igual que el volumen del líquido amniótico, a medida que el feto de 1,400 kg va llenando el útero. El bebé tiene muchas probabilidades de sobrevivir si nace a los siete meses.

Para el octavo mes, el bebé mide aproximadamente 45 centímetros y pesa unos dos kilos y medio. Durante este período experimenta un importante crecimiento, sobre todo en el cerebro, y el feto puede ver y oír. Su actividad es intensa y regular. La mayoría de los sistemas de su cuerpo están bien desarrollados, pero los pulmones pueden ser aún inmaduros. El bebé tiene excelentes posibilidades de sobrevivir si nace ahora.
 
Aproximadamente un 96% de todos los bebés se presentan con la cabeza hacia abajo (de vértice). Los restantes suelen encontrarse en una u otra de las posiciones de pompas.

Características Generales del Tercer Trimestre

Durante el último mes de gestación, se están produciendo las preparaciones finales para el nacimiento, que puede ocurrir sin riesgos en cualquier momento a partir de ahora. Los pulmones son maduros, el bebé aumenta unos 5 cm y aproximadamente 1 kg, En promedio los bebés miden 50 cm y pesan 3.5 kg al nacer. Por encontrarse más apretado y posiblemente ya encajado en la pelvis, el feto parece menos activo.
 

Cambios físicos durante el tercer trimestre:

  • Pérdidas vaginales blanquecinas (leucorrea) progresivamente más abundantes
  • Dolor en la parte inferior del abdomen
  • Estreñimiento
  • Acidez de estómago, indigestión, flatulencia, hinchazón, dolores de cabeza
  • Calambres en las piernas
  • Venas varicosas en las piernas
  • Dificultades para dormir
  • Contracciones de Braxton Hicks ocasionales, habitualmente indoloras (el útero se endurece durante un minuto y luego vuelve a su estado normal).
  • Calostro en los pechos, que sale espontáneamente o al presionarlos.
  • Cepillo de dientes “rosado” debido a que sangran las encías
  • Dolor de espalda y sensación de pesadez crecientes
  • Picor en el abdomen
  • Orinar frecuentemente debido a que el bebé va bajando y oprime la vejiga.

Comentarios

envía el comentario