Cómo bajar de peso rápido: trucos y dietas para adelgazar

Bajar de peso rápido y sin efectos rebote es posible siguiendo estos 20 consejos.
Descubre cómo perder peso rápido y de forma saludable.

 

La triste verdad es que las ideas convencionales para perder peso (comer menos, correr más) rara vez funcionan a largo plazo. 

¿Contar calorías, hacer ejercicio durante horas todos los días y tratar de ignorar el hambre? Es innecesario sufrir y es probable que malgaste su tiempo y su valiosa energía. Al final, muchas personas se rinden, por lo que, paradójicamente, un enfoque excesivo en el conteo de calorías puede ser una de las razones de la epidemia de obesidad actual.

Por esto hoy revelamos 20 consejos con los que podemos perder peso rápido sin renunciar a la vida cotidiana.

20 consejos para bajar de peso rápido y de forma saludable

A continuación desvelamos 20 tips para bajar de peso rápido, pero de forma saludable y sin efectos rebote.

1. No seguir ninguna dieta estricta

Desde hace un tiempo se han puesto de moda las dietas detox de jugo o polvos para adelgazar rápido. Pero no es oro todo lo que reluce. Muchos nutricionistas y expertos creen que estas dietas no son válidas. Es decir, una cura de desintoxicación demasiado estricta, en la que no se toma nada durante un período de tiempo demasiado largo puede causar daños devastadores en el cuerpo y, por lo tanto, es poco saludable.

Cualquier cosa que dice hacerte más feliz, más saludable, más delgado y más fuerte en sólo siete días debería ser cuestionado. La desintoxicación con moderación como una cura de desintoxicación natural, por otro lado, puede ayudar al cuerpo a regenerarse, pero debe prestar atención a un estilo de vida saludable.

2. No hay prohibiciones

Cualquiera que ya haya hecho dieta para perder peso sabe que si se prohíben ciertos alimentos... ¡querrá comerlos! Si entonces viene la mala conciencia, estarás más predispuesto a comerte el chocolate entero, porque después de un pedazo de la "fruta prohibida"... ya no importa un poco más. Por lo tanto, una prohibición total de alimentos menos saludables no tiene sentido y tarde o temprano conduce a una recaída.

3. Paso a paso

Aquellos que quieren perder peso rápido, a menudo cambian su dieta de un día para otro y de repente abandonan todo lo que no es saludable. ¡Pero eso es exactamente lo que a menudo hace que muchos fallen! Por lo tanto, los expertos recomiendan cambiar lentamente los hábitos alimenticios paso a paso. Primero una comida, luego la segunda y así sucesivamente. Es mejor considerar de antemano qué cambio de comida tiene el mayor efecto en el objetivo deseado.

4. Deporte sí, pero siempre lento

El deporte es tan importante como la nutrición para adelgazar. Cualquiera que se proponga practicar deportes cinco veces a la semana y dé toda su energía, alcanzará demasiado pronto sus límites. Cualquier persona que nunca haya practicado deportes antes o que quiera comenzar de nuevo después de un largo tiempo debe tomarlo con calma. Ir al gimnasio dos veces por semana, luego tres veces, y así sucesivamente.

5. Lista de tareas

Aquellos que tienen una vida cotidiana estresante tienden a postponer el entrenamiento en lugar de hacerlo. Hacer una lista de tareas que proporcione una descripción precisa de la carga de trabajo diaria y el tiempo disponible para entrenar, ayuda bastante.

6. Evite meriendas hipercalóricas

Si trabaja en la oficina, de vez en cuando tal vez sienta la necesidad de levantarse y tomar un pequeño descanso. Muchos asocian esto con una merienda. Es decir, entrar a la cafetería, estirar las piernas... y hacerse con una barra de chocolate. Esto puede interferir en nuestra misión de perder peso. Tomar un descanso no es un problema, pero omita los tipos de comidas o meriendas grasas o hipercalóricas y cámbielos por frutas, gelatinas sin azúcar o yogúres desnatados.

7. Distinguir el hambre del aburriemiento

A menudo no se tiene hambre, sino aburrimiento. ¿Tiene hambre y no lo soporta? ¿O simplemente está aburrido porque todavía tiene que trabajar tres horas y no tiene nada que hacer? Si realmente tiene hambre, asegúrese de comer algo sano. Unos tomates, una barra de cereal sin azúcar o una manzana hacen maravillas.

Hacer dietas muy restrictivas puede aburrirnos e interferir en nuestra intención de adelgazar. | ,

 

8. Agua en lugar de refrescos

Probablemente la forma más fácil de ahorrar calorías y adelgazar es dejar los refrescos de lado y beber agua. Esto es muy bueno para el nivel de insulina, que ya no se dispara hacia arriba. Si es "adicto" a las bebidas endulzadas (¡el azúcar en el café es una de ellas!), debe cambiar poco a poco, como hemos indicado arriba.

9. Entrenamiento de fuerza

No importa qué deporte se ejecute, es mejor que ningún deporte. Sin embargo, el entrenamiento de fuerza proporciona un desarrollo muscular, que a su vez estimula el metabolismo y quema más calorías.

10. Escalera en lugar de ascensor

Para ir al gimnasio, debes motivarte a menudo. ¡Hay pequeños ejercicios tan cerca! Ya sea en casa o en la oficina, simplemente use las escaleras en lugar del elevador.

11. Busque personas y modelos a seguir con ideas afines

Los que luchan solos a menudo se rinden más rápido. ¡Porque nadie lo ve! Por lo tanto, es mejor si busca personas con ideas afines, con quienes desea perder peso, cocinar más sano y motivarse.

12. Tamaños de porción correctos

¿Sabe lo que comió hoy? ¿No? Ese es el problema. Tal vez a veces coma demasiado, sin siquiera darse cuenta. Pesarse y llevar un diario ayuda inmensamente a tener una visión general de lo que come y del peso que se pierde. La dieta es cuestión de calidad y de cantidad. 

13. Nueva ropa deportiva

Cualquiera que se entregue a nuevos zapatos deportivos o compre ropa deportiva elegante está más motivado para practicar deportes.

14. Rutina de la mañana

El comienzo del día influye significativamente en la nutrición y el estado físico. Así, si desea un estilo de vida saludable y perder peso, debe tomarse su tiempo por la mañana para una rutina saludable. Es mejor levantarse 15 minutos antes para tomar un té tranquilo, meditar, estirarse y respirar profundamente.

15. Vegetales verdes

Al menos tres veces al día, debe integrar vegetales verdes en su comida. Contiene muchos nutrientes importantes y también te llena. Al fin y al cabo, el mantra de una “dieta sana y equilibrada”...  ¡existe por alguna razón!

16. Beba en lugar de comer

Todos conocemos este sentimiento de estar al borde del hambre. Nuestro cerebro a menudo nos juega una mala pasada y nos pide azúcar. Así, si crees que tienes hambre, primero debes beber un vaso de agua.

17. Platos más pequeños

La psicología nos tiene firmemente bajo control. El plato siempre debe estar lleno, de lo contrario no nos llenaremos. Pero... nadie ha dicho qué grande debe ser el plato. A veces ayuda a engañar al cerebro usar un plato más pequeño. Parece mucho, ¡pero es definitivamente menos!

18. Sin tentaciones

Seamos honestos: si tiene comida rápida y dulces en su casa, ¡al final los comerá! La tentación es especialmente grande cuando llega a casa con hambre y quiere comer rápido. ¡La tentación que tienes que resistir es en el supermercado!

19. Coma más grasa

Esto puede parecer una locura para muchos, ya que es lo primero que suele quitarse de una dieta para bajar de peso. Pero la grasa no es solo un portador de sabor, sino que también dura mucho tiempo y es saludable, si son las grasas adecuadas. Use un aguacate en un batido, espolvoree nueces sobre la ensalada y el cambio de dieta de repente no es tan difícil.

20. Y tal vez lo más importante... ¡sea feliz!

Anterior a cualquier cambio de dieta: ¡Tiene que ser feliz con ello! Aquellos que no tienen carbohidratos pero se vuelven malhumorados deberían encontrar otra forma de mantener su peso y ser felices al mismo tiempo. De lo contrario, tarde o temprano caerán en viejos patrones.

 

Comentarios
Manolo
Muy util