Cómo dejar de ser tímido: 11 consejos para superar la timidez

Superar la timidez en fácil si tenemos voluntad y sabemos cómo hacerlo.

Aprende cómo dejar de ser tímido con estos 11 consejos. 

Si nunca has sufrido de timidez es bastante probable que no tengas idea de lo tremendamente limitante que puede llegar a ser, especialmente para alguien que se enfrenta a una situación profesional o laboral en la que debería dejarla a un lado. 

Por suerte, aprender a tener más confianza en uno mismo es más sencillo de lo que parece, y especialmente si sientes que la timidez te está frenando en tu día a día, puedes aprender cómo superarlo. Te descubrimos algunos consejos sencillos para superar la timidez que te serán de gran ayuda.

¿Cómo dejar de ser tímido?

La timidez puede llegar a convertirse en un auténtico problema para muchas personas, pudiendo incluso llegar a detenerlas en su día a día, en parte porque quienes son tímidos tienden a evitar situaciones públicas, así como hablar en público. Y en parte, también, porque experimentan niveles ciertamente elevados de ansiedad crónica.

Si este es tu caso, puedes en primer lugar consolarte conociendo la siguiente estadística: cuatro de cada diez personas se consideran tímidas. Pero aquí están las buenas noticias: la timidez se puede superar. Con tiempo y con esfuerzos, y un deseo de cambiar, es posible avanzar y superar la timidez poco a poco.

En caso de que la timidez que tengas sea severa, es posible que necesites la ayuda de un terapeuta o psicológico, pero en la mayoría de las ocasiones, muchas personas pueden ser capaces incluso dedejar de ser tímidos por su cuenta.

11 consejos para superar la timidez para siempre

A continuación te proponemos 11 tips sencillos para superar la timidez. Son 11 técnicas útiles que te ayudarán a sentirte más seguro/a no solo contigo mismo, sino también con el resto del mundo. Toma nota.

1. No tienes porqué decir que eres tímido/a

No hay necesidad de anunciar tu timidez, nadie tiene por qué enterarse de que eres tímido/a. Posiblemente aquellos que están cerca de ti ya lo sepan, y es posible incluso que otros nunca tengan la oportunidad de darse cuenta.

Aunque en esos momentos puedas pensar que todo el mundo te está mirando, lo cierto es que la timidez no es tan visible como probablemente pienses.

2. Trata de mantenerte informal

No hay nada peor para la timidez que ser consciente de ella cuando aparece, lo que puede llegar a convertirse incluso en un círculo vicioso que se retroalimenta mutuamente: empiezas a sentir timidez, te percatas de que en esos momentos te avergüenzas de lo que puede estar ocurriendo, te pones nervioso/a por ello, empiezas a sudar…

Si la timidez va a más, puedes incluso tratar de evitar esa situación, o salir corriendo a la primera de cambio.

Si esto es así, y otros te causan esa timidez, la clave está en mantener tu tono informal. Incluso cuando te conviertas en la parte central de un debate o una discusión, trata de hablar alegremente sin prestar atención a lo que estás haciendo.

3. Cambia tu tono

Si te sonrojas en aquellos momentos en los que estás incómodo lo más adecuado es evitar compararlo con la timidez. Por ejemplo, siempre puedes decir que “siempre me he sonrojado rápidamente”. De esta forma, empezarás a no prestarle más atención de la necesaria.

4. Evita las etiquetas

No hay nada peor para una persona tímida que etiquetarse y considerarse como una persona tímida. En definitiva, debes evitar etiquetarte como tímido, o como cualquier otra cosa.

5. Deja de auto-sabotearte

En muchas ocasiones nosotros mismos somos nuestros peores enemigos. No permitas en absoluto que tu crítico interno llegue a desanimarte. En cambio, analiza el poder que puede o no tener esa voz intenta para tratar de desactivarla siempre que te sea posible.

6. Conoce tus fortalezas

Haz una lista con todas tus cualidades positivas. Si al comienzo te cuesta un poco puedes optar por pedirle ayuda a un amigo o un familiar cercano, especialmente si lo necesitas al principio, ya que a veces no es fácil conseguirlo.

Luego, una vez elaborada, léela y recítala en aquellos momentos en los que te sientas inseguro. Te ayudará a recordar cuánto tienes para ofrecer y cuánto tienes de bueno para los demás que te rodean.

7. Escoge las relaciones con cuidado

Las personas tímidas suelen tener, por lo general, menos amistades, pero estas se caracterizan por ser mucho más profundas y únicas, lo que significa, de hecho, que la elección del amigo o compañero debe ser -y es- aún más importante.

Por tanto, trata de dedicar tiempo a las personas que, en tu vida, son receptivas, cálidas y alentadoras, que te aporten cosas positivas.

8. Evita a los ‘matones’ y a las personas burlonas

Siempre existen algunas personas que están dispuestas a ser crueles o sarcásticas si se trata de acertar una buena línea de golpe. Algunas, incluso, simplemente no tienen sentido de lo que es apropiado, y a otras no les importa a quién pueden llegar a lastimar.

Lo mejor, seas tímido o no, es mantener una distancia ciertamente saludable de este tipo de personas.

9. Recuerda algo importante: un mal momento no significa un mal día

Especialmente cuando pasas mucho tiempo en el interior de tu cabeza, cavilando y pensando internamente, como habitualmente suelen hacer las personas tímidas, es ciertamente sencillo distorsionar las experiencias, y pensar que tu timidez acabó por arruinar todo un evento.

Sin embargo, lo más probable es que, en realidad, no haya sido un gran problema para nadie más, salvo para ti.

10. Apaga tu imaginación

Al igual que las personas tímidas, como hemos visto en el apartado anterior, tienen la particularidad de ser auténticos expertos en distorsionar las experiencias, también suelen sentir la desaprobación o el rechazo, incluso cuando realmente no está ahí.

No lo olvides: a la gente probablemente le gustas mucho más de lo que te das crédito.

11. Nómbralo

Haz una lista de todos tus nervios y de todo aquello que te preocupa. Nómbralos, y trata de planificar cómo los eliminarás. Y luego avanza en tu día a día.

Sufrir de timidez no debería impedirte el éxito que buscas, así que prueba estas simples herramientas y haz que funcione para ti. De hecho, son buenas técnicas para probar si eres tímido o no.

 

Comentarios