La Dieta Blanda

Después de una cirugía o simplemente para cuidar tu peso, la dieta blanda es una estupenda opción, descubre en que consiste

Caldo de pollo en tazón de cerámica
Caldo de pollo en tazón de cerámica | iSTOCK

La mayoría de las veces, cuando presentamos algún problema intestinal, después de alguna cirugía, un procedimiento dental o bien para combatir el sobrepeso, se nos indica llevar a cabo una dieta blanda.

Su característica fundamental es que incluye alimentos fáciles de masticar y digerir, ausentes de condimentos, grasas, ácidos u otras sustancias utilizadas en su preparación que puedan causar irritación en el aparato digestivo o estimular la secreción de jugos gástricos.

La composición de la dieta variará en función de la situación clínica del paciente. Pero ¿qué alimentos se pueden comer y cuáles no en esta dieta? A continuación te lo diremos. No obstante, nunca olvides que es necesario consultar a un médico en caso de que quieras bajar de peso.

1. Objetivo

El objetivo de la dieta blanda es que sea fácil de digerir y que no estimule la secreción gástrica. Por lo tanto, es una dieta que siendo completa, le da al aparato digestivo el mínimo trabajo posible, ayudando a éste en su recuperación.

2. Alimentos permitidos

Estos alimentos quizá ya estén incluidos en tu alimentación, y son permitidos en esta dieta ya que son fáciles de digerir, además de que aportan las vitaminas y nutrientes necesarios que el cuerpo necesita.

  • Leche y derivados de esta (sólo bajos en grasa)
  • Cereales blandos
  • Carne de pollo, pescado y mariscos, huevo
  • Sopas y caldos
  • Frutas en conserva
  • Verduras bien cocidas
  • Jugos de frutas y Té
  • Pan, galletas y pastas hechas con harina refinada

3. Alimentos que no debes comer

Estos alimentos están prohibidos al llevar una dieta blanda, ya que son altos en grasas, lo cual no ayuda al organismo a digerirlos fácilmente; sino que por el contrario puede irritarlo y causar más complicaciones.

  • Lácteos altos en grasa
  • Vegetales crudos
  • Comida rápida
  • Frutas secas y semillas
  • Chocolate y dulces fuertes
  • Carnes rojas
  • Alimentos fritos en general
  • Panes, galletas y pastas integrales
  • Bebidas alcohólicas o altas en cafeína
  • Alimentos picantes o muy condimentados

4. Modelo de dieta

Desayuno: 1 taza de té de manzanilla. 2 rebanadas de pan blanco ligeramente tostado con queso blanco light.
Media Mañana: 1 manzana asada.
Almuerzo: 1 porción de chayote con pollo y 1/2 yogurth desnatado. 1 taza de té de manzanilla o limón.
Merienda: 1 yogurth desnatado. 1 taza de té de manzanilla.
Cena: 2 porciones de budín de espinaca y carne (utilizar sólo las hojas cocidas y procesadas de la espinaca y la carne debe ser de pollo o pescado. Para ello puedes cocinar y procesar ambos alimentos por separados, para luego unir con huevo batido) 1 porción de gelatina light.

 

El objetivo principal de una dieta blanda, es proteger nuestro cuerpo durante una enfermedad o después de un procedimiento médico, para asegurar una correcta mejora en nuestra salud. Por lo tanto, debemos respetar las indicaciones del médico y seguirlas al pie de la letra. ¿Alguna vez has llevado alguna dieta blanda? ¿Qué opinas al respecto de las dietas blandas?


Comentarios

envía el comentario