Frases de Miguel de Cervantes y un poco de historia

Pocos personajes históricos dedicados al quehacer literario, han tenido tanto impacto en el mundo y sus imaginarios, como lo ha sido de quien hablaremos a continuación: Miguel de Cervantes Saavedra. Es conocido internacionalmente por ser el escritor de la máxima figura de la literatura española titulado «El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha» habitualmente conocida como «El Don Quijote«. Novela que ha sido considerada como la primera producción literaria de la modernidad, referente de la literatura universal, cuyas palabras hoy día les presentamos en formato de «Frases de Miguel de Cervantes», que esperamos que disfruten.

Así mismo, en función de tener un mejor panorama de este fabuloso personaje, quisimos preparar un pequeño extracto de la vida de este personaje, contando un poco sobre su vida e historia personal.

Así pues, esperamos que disfruten de las frases de Miguel de Cervantes, así como también se interesen por su increíble vida. 

 

Historia de Miguel de Cervantes

El famoso Miguel de Cervantes de Saavedra nació en la localidad de Alcalá de Henares y fue bautizado en la iglesia de Santa María. El día de su nacimiento no se tiene muy claro, sin embargo, se estima que fue el día 29 de septiembre de 1547 correspondiendo así a la tradición de colocarle el nombre del santo que se celebra en el día del nacimiento: San Miguel Arcángel. Proveniente de una familia acaudalada, Cervantes contaba con una ascendencia de renombre: su abuelo paterno era licenciado en leyes y su padre fue cirujano y quien tuvo una vida itinerante en las diferentes ciudades más importantes de España.

Su educación no se conoce por completo, se dice que lo más seguro es que debió haber estudiado en Valladolid, Sevilla o Córdoba en donde la familia gozaba de gran respeto y reputación. Al establecerse en Madrid, se tiene registro que asistió al Estudio de la Villa quien pudo asistir a lecciones con el catedrático de gramática y humanista Juan López Hoyos. Allí inicia sus primeras incursiones en el mundo de la literatura y redacta varios poemas.

Es muy bien conocido que Cervantes participó en la famosa Batalla de Lepanto donde se enfrentan las facciones europeas que defienden los reinos católicos, frente al reino otomano. Se comenta que fue enviado a luchar, por orden del rey Felipe II debido a que había estado acusado de herir a un maestro de obras. No obstante, llega a Roma y se nutre del mundo de las artes que allí florecía a los ojos de todos. Y tiene la oportunidad de leer a diferentes autores que lo inspiran en diferentes aspectos de su escritura.

Se conoce a Miguel, como «el manco de Lepanto» puesto que se decía que había perdido la mano izquierda, sin embargo, se comenta que partículas de pólvora le afectaron el nervio y por tanto el normal funcionamiento de su movilidad, de la que aparentemente se recupero puesto que en 1572 vuelve a la vida militar. De regreso a España, fue capturado como prisionero y llevado a Argelia donde estuvo recluido durante 5 años, donde inició varias obras, incluyendo El Quijote. 

Luego de haber vivido varios años en Sevilla donde fue comisario de la Armada Invencible, posteriormente fue recaudador de impuestos, volvió a estar preso y finalmente regresó a Madrid donde murió a los 68 años de edad en la casa de la esquina de la calle del León del Barrio de las Letras, donde pudo conocer a Francisco de Quevedo y a Lope de Vega, máximas expresiones de la literatura española y su Siglo de Oro. 

 

Frases de Miguel de Cervantes

«Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades»

 

«Amistades que son ciertas nadie las puede turbar»

 

“Dos linajes sólo hay en el mundo:como decía una abuela mía, que son el tener y el no tener, aunque ella al de tener se atenía»

 

 

“La mujer ha de ser buena, y parecerlo, que es más”

 

“¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!”

 

 

“Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago”

 

 

“Esta que llaman por ahí Fortuna es una mujer borracha y antojadiza, y sobre todo, ciega, y así no ve lo que hace, ni sabe a quien derriba”

 

“Promesas de enamorados, por la mayor parte son ligeras de prometer y muy pesadas de cumplir”

 

«La verdad adelgaza y no quiebra, y siempre anda sobre la mentira como el aceite sobre el agua»

 

 

“La música compone los ánimos descompuestos y alivia los trabajos que nacen del espíritu”

 

 

“Pocas o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero

 

«Puede haber amor sin celos, pero no sin temores»

 

 

“Las armas tienen por objeto y fin la paz, que es el mayor bien que los hombres pueden desear en esta vida”

 

 

“La senda de la virtud es muy estrecha y el camino del vicio, ancho y espacioso”

 

 

“Mucho mejor me sabe lo que como en mi rincón, sin melindres ni respetos, aunque sea pan y cebolla, que los gallipavos de otras mesas donde me sea forzoso mascar despacio, beber poco, limpiarme a menudo, no estornudar ni toser si me viene gana, ni hacer otras cosas que la soledad y la libertad traen consigo”

 

 

“Al desdichado las desdichas le buscan y le hallan aunque se esconda en los últimos rincones de la tierra”

 

 

«Si los celos son señales de amor, es como la calentura en el hombre enfermo, que el tenerla es señal de tener vida, pero vida enferma y mal dispuesta»

 

 

«Más vale la pena en el rostro que la mancha en el corazón»

 

 

“Las armas requieren espíritu como las letras”

 
 
 

¿Te gustaron estas frases de Miguel de Cervantes? ¿Qué otro autor te gusta leer?

Comparte estas frases de Miguel de Cervantes y cuéntanos qué te parecieron a través de Facebook , Twitter o nuestra sección de comentarios.

Comentarios