Menta: propiedades, beneficios y usos

La menta es una hierba aromática con propiedades beneficiosas para la salud general.
Conocemos las propiedades y beneficios de la menta. 

 

La menta es una planta usada a lo largo de los siglos como remedio para infinidad de dolencias o malestares gracias a sus propiedades beneficiosas y, en la actualidad, su uso se ha extendido también al ámbito gastronómico debido a su agradable aroma.

A lo largo de este artículo descubriremos cuáles son las propiedades y beneficios de la menta, así como sus diferentes usos y cómo incluirla en nuestra rutina diaria.

¿Qué es la menta?

La menta es una de las hierbas más populares por su olor refrescante, su efecto curativo y su sabor delicioso. Es un género de plantas con flores de la familia Lamiaceae. La mayoría de las 20 a 30 especies existentes, dependiendo de la fuente, son nativas de las regiones templadas del hemisferio norte; en el hemisferio sur (Australia y África) solo se encuentran unas pocas especies. Todas las especies de menta prosperan principalmente en lugares húmedos.

Esta planta medicinal se cosecha durante todo el verano hasta noviembre. Sus hojas tienen el efecto más fuerte cuando la planta está a punto de florecer. 

Su función típica es sazonar postres, bebidas de verano, ensaladas, así como carne y chutneys. Pero la menta puede hacer aún más: también se usa como planta medicinal gracias a sus propiedades.

Hace unos 300 años, en Inglaterra se sembró la planta con los tallos azulados y las hojas verde oscuro y ligeramente peludas, que es la especie a la que estamos más acostumbrados en Europa. La menta marroquí se ve un poco diferente: tiene hojas de color verde claro y tiene un sabor más suave y ligero. Por otro lado, la menta verde tiene un mayor contenido de mentol y, en consecuencia, un aroma fuerte.

¿Qué propiedades tiene?

La menta es uno de los alimentos con propiedades antioxidantes más altas. Una de las propiedades más importantes es el efecto antiespasmódico e inhibidor de la flatulencia. La hierba ayuda con la indigestión, especialmente en la hinchazón, los cólicos y el dolor abdominal. Esta planta medicinal también tiene propiedades antisépticas y analgésicas y, por lo tanto, se usa para tratar heridas.

Dos cucharadas de menta fresca proporcionan 2 calorías, 0,12 gramos de proteína, 0,48 gramos de carbohidratos, 0,03 gramos de grasa y 0,30 gramos de fibra. Además, contiene pequeñas cantidades de potasio, magnesio, calcio, fósforo, vitamina C, hierro y vitamina A.3.

Sin embargo, como la mayoría de hierbas, la menta puede afectar negativamente a algunas personas. Cuando se toma en grandes dosis el aceite de menta puede ser tóxico. El mentol puro es venenoso y nunca debe tomarse internamente. Tampoco debería aplicarse aceite de menta en la cara de un bebé o niño pequeño, ya que esto puede provocar tos espástica.

Beneficios de la menta

La menta también es muy conocida por sus beneficios en la salud. El mentol, es decir el aceite que se extrae de la planta, ayuda con dolores de cabeza con efectos parecidos al paracetamol, según han demostrado estudios científicos.

Con la aplicación local de aceite de menta en la piel, incluso en pequeñas cantidades, los receptores de frío y presión se excitan. En altas concentraciones, también se activan los receptores de calor y dolor. El mentol provoca un cambio en la membrana celular con una mayor actividad eléctrica. Las altas concentraciones de mentol ejercen un efecto anestésico local. El aceite de menta también puede inhibir los efectos de los neurotransmisores de dolor serotonina y sustancia-P. Ambas sustancias contribuyen a disminuir los dolores de cabeza.

La menta también es muy beneficiosa en época de alergias. Esta planta contiene un agente antioxidante y antiinflamatorio llamado ácido rosmarínico. Esto ha sido estudiado por su efectividad para aliviar los síntomas de alergia estacional, revelando un prometedor tratamiento natural.

Podemos aprovechar las propiedades de la menta tomándola en infusión o con aceite de extracto de menta.

¿Para qué sirve la menta?

Además de para usos gastronómicos y medicinales, la menta también es beneficiosa en otras situaciones.

1. Descongestionante

La menta, como contiene mentol, sirve como un descongestionante aromático natural que ayuda a disolver la mucosidad y a eliminarla. El mentol también tiene un efecto refrescante y puede aliviar el dolor de garganta, especialmente en combinación con el té.

2. Indigestión y gases 

Es una hierba calmante que se ha utilizado durante miles de años para aliviar el malestar estomacal o la indigestión. Se cree que la menta aumenta la secreción de bilis y promueve su flujo, lo que acelera y facilita la digestión. También se dice que la menta alivia el dolor y las molestias causadas por las flatulencias y la hinchazón. El té de menta es un remedio casero común para la flatulencia.

Por otra parte, tiene un efecto apetitoso y promueve la secreción de jugo gástrico. Sin embargo, las personas con membranas mucosas inflamadas, bilis y daño hepático, deben abstenerse mejor del aceite y el té de menta.

3. Alivio del dolor

El uso de extracto de menta aumenta externamente el umbral del dolor en las personas. Por ejemplo, la familia de las mentas arbustivas (Hyptis) y la menta brasileña (Hyptis crenata) demostraron ser tan efectivas para el alivio del dolor como una aspirina. La menta también es muy efectiva para el dolor menstrual.

4. Tratamiento contra erupciones, sarpullidos y picaduras

Cuando se aplica tópicamente en aceite, ungüento o loción, la menta sirve como un efecto calmante y refrescante sobre las picaduras de insectos, erupciones u otras reacciones.

5. Higiene oral

La menta también sirve como un agente antimicrobiano natural y un refrescante para el aliento.

6. Expectorante

Por sus agentes expectorantes, la menta verde se recomienda a las personas que tienen dificultades de respiración.

7. Resfriados

Debido a sus propiedades antisépticas y expectorantes, el aceite de menta es útil para los resfriados y la gripe.

Usos de la menta

La menta es una hierba popular que se puede usar fresca o seca en muchos platos e infusiones. El aceite de menta se usa a menudo en pasta de dientes, chicle, dulces y productos de belleza.

En el ámbito culinario, se puede usar para sazonar platos con cordero, sopas y ensaladas de verduras. Agregar menta es una excelente manera de agregar sabor a un plato o bebida sin agregar calorías excesivas, azúcar o sodio. Las hojas de menta son una hierba delicada (junto con el cilantro y la albahaca), con tallos suaves. Se utilizan mejor crudos o al final de la cocción para mantener su delicado sabor y textura. A menudo se usa para condimentar platos del Medio Oriente como cordero, sopas y ensaladas de verduras.

Uno de los tés más conocidos es también el té de menta. La menta verde contiene ingredientes activos que ayudan a tratar los problemas nerviosos, ya que tienen un efecto muy relajante. Esta maravillosa hierba también puede servir bien con mal aliento, el sabor agradable y fresco de la menta es muy recomendable.

Comentarios