No tener amigos es tan peligroso como fumar o tomar alcohol en exceso