1001consejos

Telegram

E-Mail:

Conoce los beneficios y dificultades del parto en agua

 

Para muchas mujeres es importante el método por el cual nacerá su hijo. Algunas prefieren el parto natural y otras la cesárea. Pero desde hace varios años, el parto en agua se ha convertido en una buena opción para este momento tan decisivo. Conoce cuáles son los beneficios y dificultades de esta novedosa opción.

 

Beneficios del parto en agua

Comodidad

Todas las personas que hemos estado dentro de una piscina o nos hemos dado un baño en una tina, sabemos muy bien lo cómodo y relajante que puede ser experimentar nuestro cuerpo dentro del agua. Pues algo similar ocurre cuando la mujer embarazada se dispone a realizar su parto en agua. Tiene mayor posibilidad de encontrar comodidad y movimientos debido a la flotabilidad y nos ayuda a tener una mayor sensación de ligereza.

Menos adrenalina

Gracias a la comodidad, temperatura del agua en la que se encuentra sumergida la mujer embarazada y el ambiente menos estresante propio de un hospital o clínica, son todos factores que contribuyen a la relajación máxima, cuya consecuencia es también la reducción de segregación de la adrenalina, quien es responsable de endurecer el cuello uterino y retrasar la dilatación.

 

Adiós dolor

El parto en agua permite que la fuerza de gravedad sea menor, esto favorece la producción de endorfina. También habría que tener en cuenta que el agua caliente tiene un efecto directo en el alivio del dolor cuyas consecuencias se reflejan en la fase de dilatación de la vagina en el parto, acelerando así el proceso.

Cambio menos radical

Otro de los beneficios del parto en agua es que al estar la mujer embarazada sumergida se predispone a un ecosistema líquido, cuyo ambiente es similar al que está sometido el bebé cuando está dentro del líquido amniótico, lo cual supone un proceso sencillo de adaptación del recién nacido al momento de experimentar la vida extrauterina. De esta forma el bebé no experimenta un cambio tan drástico y tan traumático.

Mayor tiempo con el bebé

Aunque parezca mentira, estos detalles realmente inciden en los procesos que una madre vive al momento de dar a luz a su bebé, pero un parto en agua permite y facilita un contacto piel a piel mucho mayor que al hacerlo en una clínica tradicional. Este contexto permite una relación mucho más directa y sin intermediarios entre la madre y el recién nacido, lo que genera mayor vínculo entre los dos.

 

Contras del parto en agua

Cero anestesia

Cuando se ha decidido tener un parto en agua no es posible la aplicación de la anestesia epidural. En este sentido, a pesar de que el agua caliente ciertamente tiene un efecto analgésico en el proceso, no resulta ser lo suficientemente eficiente para que la mujer no sufra al dar a luz. Por eso es un factor a tener en consideración para aquellas mujeres cuyo umbral del dolor no sea tan alto.

Calidad del agua

Existen serias razones para considerar que el parto en agua presenta dificultades en tanto a su capacidad de evitar las infecciones ya que no es posible mantener las condiciones óptimas de asepsia. En este sentido el agua debe ser tratada, por lo que en algunas ocasiones se opta por el uso de agua mineral, no obstante, la misma contaminación alojada en la piel de la madre o la presencia de material fecal, eventualmente contaminarán el agua donde nacerá el recién nacido.

Temperatura constante

Entendemos que un parto en agua suele hacerse en las bañeras de los mismos hogares de la madre, o en una piscina donde quepa la madre. Es por ello que son equipamientos poco tecnológicos y las estrategias de calentamiento del agua son analógicas. Lo que genera como consecuencia que sea complicado mantener la temperatura del agua en unos 37º constantes durante todo el proceso.

Poca intimidad

Este punto es relativo, puesto que lógicamente como en cualquier parto, ya sea en el hogar, hospital o parto en agua, la madre no puede quedarse sola y sin monitoreo médico especializado en ningún momento. Motivo por el cual se acompañará a la madre en todo el proceso. Algunas personas comentan que esto se ve como un problema puesto que la madre se encuentra desnuda, sin embargo, no solo hay trajes de baño para la ocasión, sino que es un factor lógico que se asume de entrada a la elección del método del parto en agua.

Recomendaciones

Aunque en realidad no hay ningún estudio médico que apoye o descalifique esta práctica, no existen mayores riesgos para no decidir por el parto en agua. Los especialistas parecieran dar poca relevancia a las dificultades y enaltecen los beneficios.

Es por ello que instituciones de medicina occidental e instituciones formales, se encuentran trabajando en el diseño y adecuación del parto en agua, para poder ofrecer esa opción a sus pacientes sin renunciar al equipamiento tecnológico. No obstante, muchas madres deciden el parto en agua, precisamente porque les permite tener una experiencia mucho más natural de cara con su hijo recién nacido.

 

El parto en agua tiene muchos más beneficios para la madre y el recién nacido, y los riesgos son muy pocos. Esta es una experiencia muy diferente para todas aquellas que pronto se convertirán en madres.

¿Qué te parece la idea del parto en agua? ¿Conoces más beneficios sobre el parto en agua?

Danos tu opinión a través de Facebook, Twitter o nuestra sección de comentarios.