Remedios e instrucciones para un buen pedicure casero

 

Estamos a unos días de que llegue la primavera, lo que quiere decir que es hora de sacar a lucir nuestras sandalias y por extensión, a nuestros pies. Pero no te preocupes si no tienes tiempo para ir a la estética o con el podólogo. Aquí te damos algunos consejos para que te hagas un pedicure casero y tengas unos pies hermosos y cuidados.

  

 

 

Remedios para unos pies suaves

Para tener unos pies suaves, no es necesario que compres demasiadas productos costosos y de marcas rimbombantes. Con los materiales que tienes al alcance de tu hogar lo puedes conseguir un cuidado óptimo de tus pies, para posteriormente llevar a cabo tu pedicure casero. Así pues, a continuación te mostramos varios de los procedimientos que seguramente te ayudarán en el cuidado de tus bellos y delicados pies.

  

 

  

 

Exfoliación con piedra pómez

Materiales:

  • ¼ de taza de enjuague bucal (Listerine azul para mejor resultados).
  • ¼ taza de vinagre blanco.
  • ¼ de taza de agua caliente.
  • 1 piedra pómez o lima para pies.
  • Opcional: Crema o vaselina.
 

Instrucciones:

  • Mezcla los ingredientes en un recipiente grande.
  • Remoja los pies en la mezcla (caliente, no hirviendo) de 10-15 a minutos. Uno de los ingredientes opcionales que puedes incluir en la mezcla, es una cucharada de sal.
  • Talla tus pies con la piedra pómez para eliminar la piel muerta. El tallado deberás hacerlo lo suficientemente fuerte como para suavizar la superficie del pie, pero sin lastimarte.
  • Cuando sientas los pies frescos y suaves, sécalos bien.
  • Aplica crema en los pies con movimientos circulares, para conservar la hidratación por más tiempo.
  • Para un tratamiento de suavidad extrema, realiza este tratamiento en la noche y aplica vaselina en los pies al terminar. Después ponte calcetines para no manchar las sábanas de tu cama. A la mañana siguiente tendrás unos pies súper suaves y lindos, cuyo procedimiento de cuidado, es tan importante como el pedicure casero.
 

 

  

 

Baños de agua con sal para la pedicure casero

Materiales:

  • 2 bolsitas de té de menta.
  • 1/2 limón.
  • 1/2 taza de aceite de oliva.
  • Un poco de sal.
 

Instrucciones:

  • En un recipiente grande coloca agua tibia y los saquitos de té. Remoja ahí tus pies por 10 minutos y luego sécalos.
  • Al 1/2 limón ponle una pizca de sal y frótalo contra tus talones y pantorrillas, esto te ayudará a remover las células muertas que forman las callosidades. Después, remoja nuevamente tus pies en el recipiente y retira muy bien los restos de limón y sal.
  • Calienta una toalla humedecida en el microondas por 10 segundos (debe quedar tibia, pues de lo contrario puede irritar tu piel). Aplica aceite de oliva en tus pies y entre los dedos, y cúbrelos con la toalla para que el calor ayude a absorber mejor el aceite.
  • Espera 15 minutos y ya que pase este tiempo, retira la toalla y remoja de nuevo tus pies. Luego, sécalos bien con otra toalla.
  • Ahora sí aplica el color de esmalte que más te guste.
 

Instrucciones para pedicura casero

Una vez que hayas realizado los pasos correspondientes al cuidado previo de tus pies, cuyos procedimientos son tan importantes y esenciales en la belleza de tus pies, queremos compartir contigo una serie de instrucciones para que logres el acabado perfecto de tu pedicure casero. No te arrepentirás.

 

Materiales:

  • Quitaesmalte.
  • Hisopos de algodón.
  • Crema exfoliante.
  • Cortaúñas.
  • Lima de uñas.
  • Aceite para las cutículas.
  • Separador de dedos.
  • Base para el esmalte de uñas.
  • Esmalte de uñas.
  • Brillo sellador.
 

Instrucciones:

  • Mete los pies en agua tibia y date un masaje con la crema hidratante y exfoliante desde los pies hasta la parte inferior de las pantorrillas. Enjuágalos y sécalos bien.
  • Mientras que tus pies están tibios, pero secos, córtate las uñas en forma recta, lima todas las puntas y alisa un poco los bordes.
  • Aplícate una crema hidratante suave y limpia el exceso de las uñas. Después pon el aceite para las cutículas sobre las uñas.
  • Ponte el separador de dedos. Aplícate la base para el esmalte y déjala secar. Luego, ponte la primera capa de color. Espera varios minutos para que el color se seque un poco y limpia el esmalte que te pueda haber caído en la piel con hisopos de algodón remojados en quitaesmalte.
  • Ponte una segunda capa de color. Una vez que esté seca, aplícate un brillo sellador que se seque rápido.
 

Recuerda aplicarle a tus pies una cantidad generosa de crema antes de dormir y después ponte un par de calcetines de algodón. El calor ayudará para que la crema penetre mejor, y por la mañana tus pies estarán suaves como la piel de un bebé. Si una vez a la semana realizas alguno de estos remedios y pedicure casero, tendrás unos pies suaves y hermosos por mucho más tiempo; además de que descansarán.

 

 
Comentarios