Propiedades de la alcachofa: 6 beneficios para la salud

Todas las propiedades y beneficios de las alcachofas para nuestra salud y las diferentes maneras de consumirlas.
Descubrimos las diferentes propiedades y beneficios de la alcachofa.

 

Las alcachofas son un alimento que nos encanta y que solemos consumirlas cuando es temporada. Aunque las consideramos como vegetal, lo cierto es que son un tipo de cardo. Las incluimos en nuestra dieta porque nos gusta su sabor y por las diferentes propiedades que la alcachofa aporta a nuestro organismo. 

Son originarias del Mediterráneo y se han utilizado durante siglos por sus posibles propiedades medicinales. Algunos de los beneficios que nos aporta a nuestro cuerpo son una mejor digestión, mejor salud del corazón, mejor salud del hígado y niveles más bajos de azúcar en la sangre.

En este artículo os contamos qué es exactamente este vegetal, qué propiedades y beneficios tiene la alcachofa para nuestro organismo y cómo podemos consumirla. 

¿Qué es la alcachofa y cómo consumirla?

La alcachofa es un tipo de planta comestible, la cual es considerada como cardo. Es originaria del Mediterráneo, siendo así un ingrediente muy importante en la cocina cuando es temporada. La solemos encontrar cultivada en toda Europa, en los países del Medio Oriente y en América, siendo bastante escasa en los países asiáticos. 

La parte comestible de la alcachofa es el brote que se encuentra dentro de la cabeza de la flor, antes de que esta florezca por completo. Es muy importante tener en cuenta el tiempo a la hora de cultivarla, ya que los brotes se vuelven duros y casi no comestibles una vez que la flor ha florecido por completo.

Otra de las partes comestibles de la alcachofa es el corazón, que es la base de donde nacen los otros brotes. Esta se considera la parte más deliciosa del cardo.

Existen diferentes maneras de consumirlas. Podemos hacerlas al vapor, hervirlas, saltearlas o asarlas. También podemos prepararlas rellenas o rebozadas. Además, podemos encontrarlas en forma de suplemento alimentario o té de alcachofa, con el que podremos beneficiarnos de todas las propiedades de la planta a modo de infusión. 

Propiedades y beneficios de la alcachofa

Las alcachofas son un alimento versátil. Para diferentes fines nutricionales, las solemos consumir principalmente por los diferentes beneficios que nos aportan a nuestro organismo. Gracias a ellas nuestro sistema inmunitario se refuerza, conseguimos reducir el colesterol y nos protegemos contra enfermedades como la aterosclerosis, el ataque cardíaco y el accidente cerebrovascular.

También son conocidas por su acción detox, por mejorar la salud del hígado y por ayudar en problemas digestivos como el estreñimiento y la indigestión. A continuación enumeramos las diferentes propiedades y beneficios de la alcachofa:

1. Gran cantidad de nutrientes

Este tipo de cardo son bajos en grasas y, en cambio, son ricos en fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes. Son especialmente altos en ácido fólico y en vitaminas C y K. Además, también nos aportan importantes minerales, como el magnesio, el fósforo, el potasio y el hierro. 

Una alcachofa mediana nos aporta de fibra entre un 23% y 28% de la ingesta diaria recomendada. Además, solo posee 60 calorías y aporta 4 gramos de proteína. Por si fuera poco, se la considera una de las verduras más rica en antioxidantes.

2. Reduce el colesterol malo y aumenta el bueno

El extracto de hoja de alcachofa puede tener un efecto positivo en la regulación de los niveles de colesterol. Se han realizado diferentes estudios que proponen que el consumo de hojas de alcachofa y su incorporación en la dieta reduce el LDL, el colesterol malo, y aumenta el colesterol HDL, el bueno. 

Así, este tipo de plantas nos ayuda a procesar el colesterol de manera más eficiente, lo que nos lleva a tener niveles más bajos en general.

La alcachofa tiene propiedades positivas para el organismo y un alto contenido en fibra. | ,

3. Regular la presión arterial

La alcachofa ayuda a las personas que sufren de presión arterial alta. Se ha demostrado que incorporándola en nuestra dieta, el potasio que posee ayuda a neutralizar los efectos del exceso de sodio, el cual nos hace aumentar la presión arterial. 

De esta manera, este tipo de cardo actúa como vasodilatador y es especialmente útil para todas aquellas personas que toman medicamentos para la hipertensión para prevenir los efectos de la deficiencia de potasio. 

4. Puede mejorar la salud del hígado

Desde antaño, se han utilizado las alcachofas como tónicos hepáticos. Actualmente, se ha demostrado que dos de los antioxidantes presentes en ellas mejoran la salud general del hígado, ya que reducen la presencia de toxinas, facilitando así su eliminación del hígado y del cuerpo.

Además, ciertos estudios aseguran que sus hojas promueven el crecimiento de tejido nuevo y la reparación de las células hepáticas dañadas.

5. Mejora la salud digestiva

Otra de las propiedades que nos aportan las alcachofas son la mejora de nuestra salud digestiva. Su gran fuente de fibra, ayuda a mantener saludable nuestro sistema digestivo, gracias a promover bacterias intestinales amigables, a reducir el riesgo de padecer ciertos cánceres intestinales y de aliviar el estreñimiento y la diarrea.

La fibra presente en este tipo de cardo hace aumentar el volumen de los alimentos que consumimos, lo que nos ayuda a mantener nuestras deposiciones regulares y a disminuir los síntomas del estreñimiento.

Además, también tenemos que tener en cuenta que las alcachofas contienen inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico.

6. Ayuda a aliviar los síntomas del Síndrome del Intestino Irritable

El síndrome del intestino irritable (SII) es una enfermedad que afecta a nuestro sistema digestivo y que puede causarnos dolor de estómago, calambres, diarrea, hinchazón, estreñimiento y flatulencias.

Consumir habitualmente alcachofa puede aliviar los síntomas de varias maneras. Algunos de los compuestos que podemos encontrar en ella tienen propiedades antiespasmódicas. Esto significa que pueden ayudar a reducir y detener los espasmos musculares comunes en el SII, además de equilibrar las bacterias intestinales y de reducir la inflamación.

 

Comentarios