Patatas a lo pobre: receta fácil paso a paso

Aprendemos a cocinar una deliciosas patatas a la pobre con esta receta fácil explicada paso a paso.
Aprendemos a cocinar una receta de patatas a lo pobre.

 

Si existe una receta tradicional, que además de clásica en muchos hogares, destaque por tener un sabor exquisito, pero, sobre todo, por ser tremendamente sencilla de elaborar, las patatas a lo pobre destacan precisamente por cumplir con todas estas características: es un plato tradicional, delicioso y fácil de hacer.

Es un plato tradicional, por ejemplo, porque ya se elaborada hace décadas por parte de campesinos andaluces. Es delicioso porque las patatas cocidas combinan a la perfección con el sabor de los pimientos y del huevo frito. Y, además, es fácil de hacer porque en apenas 30 minutos podemos disfrutar de ellas.

Además, tiene una ventaja añadida: es un plato exquisito que puede comerse en cualquier época del año, de manera que puede disfrutarse en pleno verano o bien en invierno, servidas bien caliente cuando hace algo de frío.

¿Cuál es el origen de la receta de patatas a lo pobre?

Como su propio nombre indica, las patatas a lo pobre (o papas a lo pobre) consiste en un plato tremendamente humilde, de origen campesino, característico y típico de la gastronomía propia de Andalucía, concretamente de la zona oriental, donde de hecho es muy común. En Granada, por ejemplo, es sumamente popular, y se consume en cualquier época del año.

Su elaboración es sencilla y simple, además de económica, lo que significa que para su preparación no tenemos que gastar mucho dinero a la hora de adquirir los ingredientes: solo basta con patatas, pimientos, huevos y sal. Incluso puede convertirse en una base casi perfecta para la tortilla de patatas.

De hecho, puede utilizarse como guarnición para otros platos, en especial para acompañar platos de carne. Además, su denominación “pobre” deriva en la poca cantidad de aceite que se utiliza en su elaboración, lo que significa que las papas no se fríen, sino que se cuecen en aceite.

Receta de patatas a lo pobre paso a paso

A continuación, aprendemos paso a paso cómo cocinar patatas a lo pobre para que nos queden perfectas y sabrosas.

Ingredientes

  • 4 patatas grandes
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimiento verde grande
  • 1 pimiento rojo
  • ½ cabeza de ajos
  • 2 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación paso a paso de patatas a lo pobre

1. Pela las patatas y córtalas en rodajas (debes evitar cortarlas muy finas). Luego pela la cebolla y pícala muy bien.

 

2. Mientras tanto, coloca un poco de aceite de oliva en una sartén grande y calienta al fuego. Cuando el aceite esté caliente, añade la cebolla y los dientes de ajo sin pelar. Baja el fuego y cocina para evitar que se quemen las cebollas.

 

3. Luego, al poco tiempo, añade las patatas cortadas. Mientras las patatas se cocinan, lava los pimientos y córtalos en tiras. Añádelos a la sartén, y sazona al gusto.

 

4. Tapa la sartén y cuece a fuego lento durante 15-20 minutos. Eso sí, es conveniente mover las patatas de vez en cuando, para que se cocinen por ambos lados, pero debes hacerlo con cuidado para evitar que se rompan. Estarán listas cuando estén algo tostadas y tiernas.

 

5. Retira todos los ingredientes de la sartén y reserva en un plato hondo.

 

6. Ahora es el momento de freír los dos huevos. Ponlos en la misma sartén y, cuando estén listos, colócalos encima de las patatas.

 

7. ¡Listo! Sirve solas o acompañando cualquier otra preparación.

 

Como te hemos comentado, las patatas a lo pobre, a su vez, pueden servir como base para elaborar una exquisita tortilla de patatas. Una vez cocinadas las patatas, solo tendrás que reservarlas, batir los huevos, volver a colocar las patatas en la sartén, los huevos batidos, y cocinar la tortilla normalmente.

Y aunque pueden consumirse solas, una opción sencilla y exquisita, también pueden ser el acompañante ideal para platos de carne como guarnición. Es más, a la hora de prepararlas, es posible añadir un poco de embutidos o pequeñas tiras de jamón. Y, a su vez, es posible elaborarlas un poco más saludables, acompañando con algunas verduras (y no solo con pimiento verde o rojo).

En Castilla y León, por ejemplo, existe una versión algo diferente que choca con las patatas a lo pobre. Son conocidas bajo el nombre de patatas a la importancia, y que consisten en unas patatas cortadas en rodajas y rebozadas con huevo y harina, que se presentan acompañadas de una salsa elaborada con agua, leche, perejil y ajo. 

A diferencia del plato andaluz, las provenientes de Castilla y León se caracterizan por ser un plato de importancia, que en muchas ocasiones se reservaba a las festividades especiales.

 

Comentarios