Reflexiones Positivas

Las mejores reflexiones positivas
Piensa en tu vida y en tu día a día con algunas de estas mejores reflexiones positivas. | Foto: Istock

Es bastante sencillo imaginar que el pensamiento positivo tiene un impacto directo en nuestra salud, tanto mental como emocional, pero la realidad es que el pensamiento positivo afecta básicamente a todos los aspectos de nuestra vida. Nuestra salud, bienestar físico, relaciones, el éxito de nuestra carrera, el hogar, la riqueza, la imagen que tenemos de nosotros mismos… Básicamente, nuestros pensamientos tienden a dirigir nuestra vida.

Como manifiestan muchos expertos, las personas que escogen pensamientos positivos tienen, por lo general, una mejor vida, a pesar de las diferentes circunstancias que también les afectan. De la misma manera, las personas que eligen pensamientos negativos a menudo se ven afectadas por las consecuencias físicas, mentales, emocionales y sociales de esos mismos pensamientos. Es, por así decirlo, como una forma de atraerlos, incluso aunque no seamos conscientes de ello.

De ahí que sea esencial examinar las distintas formas en que podemos ver el mundo de forma mucho más positiva, y luego, cómo podemos pasar de enfocarnos en lo negativo para convertirnos en una persona muchísimo más positiva, feliz y, sobre todo, realista.

¿Cómo podemos ser más positivos?

 

Además de indagar en las mejores reflexiones positivas sobre las que te hablaremos a continuación, también existen una serie de pautas y consejos sencillos que podrían sernos de mucha ayuda en este sentido. Toma nota.

Ver lo negativo frente a ver lo positivo (en nuestro día a día)

Piensa en la última vez que enviaste un mensaje de texto sincero, y no recibiste una respuesta rápida. Quizá, ¿algo de lo que te indicamos a continuación podría sonarte como la reacción que tuviste en esos momentos?:


 

  • Esa persona debe estar enojada o enfadada conmigo.
  • Debajo haber dicho algo que no debería haber dicho.
  • Quizás se enteró de algo negativo sobre mi.
  • Tal vez se lo tomó a mal. ¿Cómo lo puedo borrar?
  • Estoy tan avergonzado. ¿Por qué le envié ese mensaje?

Sin embargo, la realidad es que posiblemente esa persona que aún no ha contestado a nuestro mensaje, puede ser que se encuentre ocupada con algún quehacer cotidiano. Por ejemplo, lo más probable es que esté en la ducha, en el trabajo, leyendo… o simplemente echándose una siesta.

Pero para cuando nos hemos permitido que el diálogo negativo dure incluso cinco minutos, nos encontraremos llenos de preocupación, vergüenza, ansiedad y dolor. Creemos que, de repente, nuestra amistad o esa relación particular corre peligro. Y también es posible que tengamos algún que otro síntoma físico, como malestar de estómago o nerviosismo. Es común que no nos sintamos bien, aunque probablemente no nos hayamos dado cuenta de que ese malestar físico es el resultado, en realidad, del diálogo interno negativo alimentado básicamente por ninguna información real.

Escoge la gratitud

Lo que pensamos es en lo que nos convertimos. Si nos tomamos el tiempo cada mañana y cada noche para reconocer nuestras bendiciones, y disfrutar de la gratitud, naturalmente cambiaremos nuestro marco mental hacia lo positivo. ¿Cómo cambiar nuestros pensamientos? Aunque puede ser complicado, puedes empezar diciendo algunas de las siguientes frases:


 

  • “Estoy agradecido por ese momento especial que compartí con mis hijos hoy”.
  • “Estoy agradecido de haber tenido la oportunidad de sentir la arena caliente bajo mis pies esta mañana”.
  • “Estoy agradecido por haber sentido el agua de mar en el cuerpo al bañarme por la tarde”.
  • “Estoy agradecido de que mi jefe me haya confiado un proyecto tan monumental”.

Cuando nos tomamos un tiempo de nuestro día, todos los días, mañana y noche, para contar nuestras bendiciones y todas las cosas buenas que hemos hecho y tenemos, comenzamos a vivir con gratitud. Nuestro diálogo empieza a cambiar sin ningún tipo de esfuerzo adicional.

Redirigir la negativa

Hablemos ahora del poder que cada uno de nosotros tiene sobre el diálogo interno, esa voz en nuestra cabeza que parece saberlo todo, sobre todo, y puede incluso tener el “poder” de “leer” la mente de otras personas (con un giro especialmente negativo siempre).


El primer paso para redirigir esos pensamientos es simplemente escucharlos. Escúchalos. Cuando conseguimos separarnos lo suficiente como para escuchar las palabras, e identificar esas palabras como provenientes de “esa voz” (en oposición al yo real), empiezan a perder poder. Y, cuando pierden su poder, empezamos a darnos cuenta de que podemos cambiar nuestro diálogo interno si así deseamos hacerlo.

En resumidas cuentas, la próxima vez que empecemos a pensar suposiciones negativas, debemos reemplazarnos de inmediato con suposiciones positivas. Así, cada vez que el diálogo cambie a un pensamiento negativo, trata de redirigirlo. 

Usa tus sentidos

Vivimos en un tiempo tan acelerado, repleto de tecnología y distracciones que muchas personas simplemente ya no están seguras de lo que significa usar sus sentidos. Pero lo cierto es que usar nuestros sentidos para experimentar plenamente nuestro entorno físico nos ayudará a vivir en el presente, a la vez que acallamos el diálogo interno.


Es más, usar nuestros sentidos nos ayuda a experimentar todas esas cosas que componen nuestra vida: los recuerdos asociados con ciertos sonidos y olores, el placer relacionado con la vista y el tacto… Todo ello nos devuelven a la positividad y la gratitud.

Algunas reflexiones positivas

Tener una actitud positiva, ayuda a ver la vida de una forma más amena, por ello existen frases que nos ayudan a comenzar bien el día y aquí hay algunas de ellas.
 

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.”

“Todos los días Dios nos da un momento en que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un sí o un no pueden cambiar toda nuestra existencia.”

“Afronta tu camino con coraje, no tengas miedo de las críticas de los demás. Y, sobre todo, no te dejes paralizar por tus propias críticas.”

“La persona feliz jamás se afana por poseer mucho, disfruta plenamente de lo que tiene, en calidad no en cantidad.”

Comparte estas frases y cuéntanos qué te parecieron a través de FacebookTwitter o nuestra sección de comentarios.


Comentarios

envía el comentario