El resfriado común de otoño y como tratarlo con homeopatía

El resfriado común de otoño y como tratarlo con homeopatía | Cedida

Con los cambios de clima, es frecuente que el cuerpo pueda sufrir altibajos. Las altas temperaturas por el día y la bajada generalizada por la noche, que suelen pillarnos desprevenidos, son los causantes de los comunes resfriados de otoño. Normalmente estos resfriados no implican grandes complicaciones. De hecho, es muy común sufrir más de un resfriado al año. Por ello, cada vez son más quienes, ante resfriados que no conllevan amenazas, prefieren no abusar de los antibióticos y recurrir a la homeopatía, reservando el uso de antibióticos para casos más graves.

Por qué recurrir a medicamentos homeopáticos

La mayoría de los resfriados tiene como causa un virus que ha entrado en el organismo. Por ello, los antibióticos no sanan el cuerpo, sino que, simplemente, facilitan su trance mediante la anestesia de los síntomas que presenta. De hecho, a no ser que nos encontremos ante casos graves de gripe, una persona puede pasar un resfriado sin recurrir a ningún tipo de antibiótico. No en vano, en el pasado era común recurrir a soluciones naturales, como la miel para la garganta o ciertas hierbas que despejaban los conductos nasales y permitían respirar fácilmente.

Los medicamentos homeopáticos se centran en aumentar las defensas de nuestro cuerpo para combatir indirectamente el virus. No van enfocados a luchar contra el propio virus y los síntomas que éste causa, sino que, por el contrario, su acción se dirige al cuerpo humano y a cómo este, cuanto más fuerte está, más defensas posee ante ataques externos.

Precisamente por ello, algunas personas no recurren a la homeopatía solo durante el trance de un resfriado, sino a modo de prevención. Esto es corriente, por ejemplo, en el caso de personas que normalmente se resfrían durante el otoño y la primavera y conocen de antemano el comportamiento de su cuerpo. Existen una amplia gama de inmunoestimulantes generales entre los que se puede elegir.

Sin embargo, seleccionar entre los medicamentos que ofrece la homeopatía no es sencillo. Hoy en día existe un amplio cuadro de ofertas entre los que podemos elegir, dependiendo de los síntomas del resfriado. Para la bronquitis podemos recurrir a Ipeca, mientras que para la laringitis son conocidos la Spongia tosca o Drosera. Por lo tanto, un único medicamento no es una solución para cualquier síntoma. Muy al contrario, debemos informarnos sobre el síntoma en cuestión y la zona afectada con el objetivo de poder seleccionar el más adecuado.

En caso de encontrarnos ante síntomas graves, lo mejor es consultar a un especialista, sobre todo si sospechamos de gripe. No obstante, una de las grandes ventajas de los medicamentos homeopáticos es que pueden ser utilizados simultáneamente con otros medicamentos, como antibióticos.

Mejorar la inmunidad del propio cuerpo es, por lo tanto, fundamental a la hora de luchar contra virus que acceden a nuestro organismo. Al uso de medicamentos en un momento se pueden unir la comida sana y el deporte. Lo más importante es respetar y cuidar nuestro cuerpo y, por lo tanto, informarnos antes de tomar cualquier decisión.

Comentarios